Cómo financiar un negocio

Una de las formas más comunes para financiar la creación de un nuevo negocio es mediante el uso de capital propio, es decir, haciendo uso del dinero que podamos tener, ya sea obteniéndolo de nuestros ahorros, o de cualquier otra fuente personal como, por ejemplo, haciendo uso de las tarjetas de créditos, vendiendo activos personales, etc.

Se recomienda este tipo de financiamiento pues no está obligado a pagar intereses ni a tener que devolver el dinero.

También es recomendable que al crear una empresa, utilizar capital propio, al menos en la etapa de la creación, y ya más adelante, cuando el negocio empiece a crecer, se buscan fuentes externas de financiamiento.

Familiares

Cuando no se cuenta con suficiente capital propio, una buena alternativa para financiar la creación de un negocio es pedir dinero prestado a familiares.

Amistades

Otra alternativa es solicitar dinero a amigos. Lo usual en este caso es que el tiempo de plazo para la devolución del dinero sea menor. La desventaja de esta forma de conseguir financiamiento es que se puede perder dicha amistad sino devuelve el dinero prestado en el plazo acordado.

Bancos

Una que nunca falla es pedir dinero prestado al banco, sin embargo, este tipo de financiamiento es un tanto complicado de acceder, puesto que los bancos suelen otorgar créditos sólo a negocios en marcha y con determinada experiencia en el mercado, y no a negocios que recién empiezan.

Pero si usted cuenta con un buen historial crediticio, usted puede acceder a un crédito bancario para iniciar un nuevo negocio.

Otras entidades financieras

Una forma de financiamiento alternativa a los bancos es solicitar un crédito a otras entidades financieras que estén orientadas a apoyar a la pequeña y mediana empresa. Algunas de ellas son accesibles para acceder a un crédito para la creación de un negocio

Socios

Esta forma de financiamiento implica buscar una persona que quiera compartir el riesgo de la creación del negocio, e invertir junto con usted.

Inversionistas

Buscar un inversionista implica buscar una persona que quiera financiar el total o una parte de la inversión del negocio, y que como consecuencia recibirá un porcentaje de las utilidades de acuerdo a lo aportado.

La desventaja de hacer uso de este tipo de financiamiento, es que siempre hay que pagar una parte de las utilidades del negocio, a alguien que invirtió inicialmente y que luego no hizo más por crear o hacer crecer el negocio.

Concursos

Los concursos consisten en participar en concursos sobre proyectos de negocio elaborados por organismos gubernamentales, universidades u otros medios, en donde se premia a la mejor idea de negocio, con el financiamiento total o parcial del proyecto.

Fuente: Pepe y Toño

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Scroll To Top